domingo, abril 24, 2016

PERDONAME LEÓN, PEQUEÑO Y VALIENTE COMPATRIOTA

Perdóname León porque no fui capaz como chileno de hacer que tu pequeña pero valiosa vida fuera mas digna. Perdóname además porque en mi país las cosas están muy dispersas, en lo político los parlamentarios que como chilenos hemos elegido no te entregaron una herramienta para que tu transplante fuera inminente.

Perdóname León porque nací egoísta y con nula capacidad de liderazgo para haber intervenido en las políticas públicas que hubieran mejorado el panorama para que no solo tú, si no que, cientos de compatriotas no debieran esperar las campañas sociales públicas en favor de una necesidad como la tuya.

Perdóname León,  porque dejé que ésta constitución política, que está basada en gran parte en los derechos fundamentales del ser humano y la dignidad humana, no pudiera entregarte a ti ni a tus padres un rápido actuar.

Perdóname León porque no soy abogado ni tampoco tengo una labia encantadora para haber encabezado un juicio de esos modernos en que dicen "a quienes resulten responsables", para buscar acuciosamente a quién le faltó materia gris para haber redactado una ley que te ayudara.

León, perdóname por haber permitido que sufrieras indebidamente, perdóname además porque soy donante pero aún así, si alguien de mi familia no quiere sacar mis órganos, no podré ayudar a nadie que lo necesite.

Tengo tanto porqué pedirte perdón y tantas otras cosas mas que quisiera decirte, que no sé por donde comenzar.

El que fuera tu país, Chile, aún está con resabios de una política feudal que le ha echo mucho daño a muchos de tus compatriotas (incluido yo). Imagínate que unos se excusan por no dar sus órganos utilizando la "palabra de Dios" entre sus argumentos, otros lisa y llanamente por miedo (que mas que miedo es una ignorancia solapada). Hoy querido León terminaste un largo proceso que ha significado una nueva bofetada a las creencias fundamentalistas y una sensación de fracaso que me lleva a la rabia; que no solo me duele a mi si no que a todos quienes conocimos tu historia. Nos duele mucho el corazón haber visto tus fotografías con una valiente e inocente mirada sonriendo a pesar de todo.

Perdóname León por querer salir corriendo para consolar a tus padres, pero que les diré?, que me avergüenzo de no tener una mejor ley de donación de órganos?, que mientras tu te debatías la vida no habían luces de cambiar las normas?... hace unos días me reuní con el seremi de salud del bio bio para que apoye o cambie normas de exhumación, su respuesta fue clara y tajante: "... vaya a la comisión de salud del parlamento para que cambien la ley"... "acuda a organizaciones civiles para que lo ayuden"... seguro creo que quién lea hasta aquí pensará lo mismo que pensé en ese momento (cómo me están dando semejante respuesta si soy un simple ciudadano y ellos tienen el poder de cambiar las leyes y normas).

Perdóname León porque no pude hacer mas para que pudieras ver que miles de chilenos y chilenas te apoyaron haciendo campañas en redes sociales dejando sus menesteres para intentar ayudarte. quiero quedarme con una imagen tuya en mi memoria, una donde sonriendo con orejitas de conejo estás posando para una foto. así te recordaré, Descansa en paz querido y valiente compatriota, pero sé que muchos que pudieron haber cambiado las cosas, no lo harán hoy.


No hay comentarios: